El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, llamó al presidente electo de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, para felicitarle por su victoria electoral y pidió al pueblo y a “todos los líderes políticos” del país vecino que acepten el resultado o, en caso contrario, que sigan cauces “legales”.

“Ramaphosa ha llamado a todos los líderes políticos y al pueblo de Zimbabue a que acepten el resultado de la elección y a que, de tener reclamaciones, sigan los cauces legales proporcionados por la Constitución y la ley electoral”, señaló la Presidencia de la nación austral africana en un comunicado.

Sudáfrica, que también se pronuncia como presidenta rotatoria de la organización regional Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), felicitó a Zimbabue por haber celebrado unas elecciones “pacíficas”.

Sin embargo, el Gobierno sudafricano recordó su preocupación por los disturbios violentos que se desataron el pasado primero de agosto, cuando aún no se conocían los resultados de las presidenciales, y que desembocaron en la muerte de varias personas.

Ramaphosa expresó también a Mnangagwa su compromiso a seguir “trabajando cercanamente” para fortalecer las “relaciones históricas, políticas y fraternales” que existen entre los dos países, con especial énfasis en fortalecer la cooperación económica en áreas mutuamente identificadas como prioritarias.

La Comisión Electoral del país anunció anoche los resultados oficiales y dio por ganador a Mnangagwa con el 50,8 % de los votos, gracias principalmente a su buena actuación en las áreas rurales.

Sin embargo, su principal rival, Nelson Chamisa -líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC)-, aseguró hoy que esos resultados son “falsos”.