El Gobierno brasileño condenó hoy la prisión del diputado opositor Juan Requesens y la orden de captura contra su colega Julio Borges, ambos acusados de estar detrás del supuesto atentado contra el presidente Nicolás Maduro.

“Al condenar ambas medidas, Brasil recuerda las obligaciones internacionales del Estado venezolano con la democracia representativa”, señaló la Cancillería en un comunicado.

El Gobierno brasileño expresó así su grave preocupación por la detención el pasado martes de Requesens, incumpliendo, a su juicio la institucionalidad democrática de Venezuela.

Además afirmó que el supuesto atentado contra Maduro merece una investigación independiente y creíble y no debe servir de pretexto para el agravamiento de la represión -ya intensa- a la legítima y legal oposición política y parlamentaria al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Dos drones explotaron el pasado sábado en un acto que encabezaba Maduro, quien afirmó que se trató de un atentado en su contra y acusó del mismo a Requesens y a Borges, que presidió el Parlamento venezolano en 2017.

Borges se encuentra en Colombia y se ha solicitado una alerta roja a la Interpol para su arresto.

El equipo de prensa de Requesens denunció hoy que el legislador está siendo sometido a “tratos crueles”, después de que el Ejecutivo venezolano difundiera un vídeo en el que se señala a él y a Borges de haber tenido contacto con el “coordinador” del supuesto ataque.

Maduro también acusó de estar involucrado al entonces saliente presidente de Colombia, Juan Manuel Santos.