Con la reconversión monetaria el salario mínimo será de Bs 1 diario a partir del 20 de agosto si, efectivamente, entra en circulación el nuevo cono monetario, advierte León Arismendi, director general del Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin).

“Esta decisión pone de manifiesto, una vez más, la destrucción del salario que hemos venido denunciando desde hace varios meses”, dijo. Explica que desde el 20 de agosto el monto del salario mínimo nacional, de Bs 3.000.000, quedará reducido a Bs 30 con la eliminación de los cinco ceros a la moneda nacional, es decir, Bs 1 al día, y el bono de alimentación, denominado cestaticket socialista, ahora en Bs 2.196.000, pasará a ser de Bs 22 mensuales o Bs 0,73 diarios, con lo que los trabajadores que devenguen el salario mínimo integral, recibirán Bs 52 mensuales o Bs 1,73 al día.

Igualmente señala que el ingreso total de los pensionados del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, ahora en Bs 4.200.000 (Bs 3.000.000 de salario mínimo, más Bs 1.200.000 del llamado bono de “guerra económica)”, será de Bs 42, en medio de un contexto hiperinflacionario que solo en junio dejó un aumento diario de precios promedio de 2,8%, según la medición de la Asamblea Nacional.

“Estas cifras son impresentables e inaceptables y, por sí solas, explican la proliferación de las protestas laborales, en particular de los trabajadores de la salud, los universitarios, del sector eléctrico y los que, en lo sucesivo, sin hacer distingo de colores partidistas, seguramente se sumarán al reclamo de salarios dignos y de un cambio radical de modelo y política económica”, señala el también abogado especialista en materia laboral.

Finalmente indicó que resulta insólito que quien dice ser el presidente obrero haya conducido a la clase trabajadora a un estado tan deplorable.

“No puede, ese señor, seguir justificando este desastre con una presunta guerra económica, que no es más que su propio fracaso y el de su modelo económico y político”, concluyó.