Una corte superior al Tribunal Supremo de Justicia planteará la nueva Constitución que prepara la Comisión Permanente Constitucional de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Se trata de un “tribunal de garantías constitucionales” que será preeminente sobre el Tribunal Supremo y sobre él recaerá la interpretación y cumplimiento de la Carta Magna, expuso el constitutente, miembro de la comisión que redacta el texto, Hermán Escarrá, quien anadió que el proyecto de cambios será presentado en unos 35 días a la Directiva de la ANC.

Al respecto, el abogado Juan Luis Núñez explicó que desde 1999 se planteó este debate con la nueva Constitución, así fue como se creó la Sala Constitucional, que tiene entre sus funciones la interpretación vinculante del texto constitucional, lo que quiere decir que debe ser acatada por todos los ciudadanos e instituciones.

“Lo que se está planteando es lo mismo que en España, que allí hay un Tribunal Constitucional y un Tribunal Supremo de Justicia, no se trata de que el primero sea superior, aquí lo que se está planteando es dejar el TSJ dividido en cada una de sus salas, y crear otro tribunal cuyas funciones sean las que hoy tiene la Sala Constitucional, única y exclusivamente para asuntos de la Constitución. No sé qué otras variantes plantearían los constituyentes”, detalló

Núñez.

En Colombia, además del caso de España, también están vigentes dos tribunales.

Núñez mencionó que no ha visto el proyecto pero al existir un tribunal constitucional tendría éste que estar integrado por más de siete magistrados, tener una sede y un presupuesto.

“Desde el punto de vista del retardo procesal que pudiera desarrollarse en esa jurisdicción ayudaría a que hubiera menos retardo. El problema es que para eso tendrían que poner en funcionamiento la jurisdicción constitucional y no lo han hecho, porque aquí la Constitución dice que hay una jurisdicción constitucional y había que crear tribunales constitucionales, de rango inferior, que se ocuparan solamente de recursos de esa índole, tales como amparos y otros, pero no fueron creados, y esa competencia le quedó a los tribunales civiles, mercantiles y penales ordinarios que sabemos que tienen un retardo procesal gigante. Para eso creo que la jurisdicción constitucional debe ser desarrollada ampliamente”, expuso el jurista.

Dentro de la nueva norma también se contempla constitucionalizar las comunas, un sistema de protección a las familias y a los adultos mayores.

El 80% de las normas ya están trabajadas por la Comisión Permanente Constitucional.

Existen cuatro propuestas para el preámbulo y una de ellas incorpora un párrafo del Acta de Independencia del 5 de julio de 1811. En el primer título se incorpora el tema de las comunas, y los avances más importantes, de acuerdo con Escarrá están en la profundización de los derechos humanos y la democracia”, que se han incorporado nuevos derechos humanos para establecer mejores mecanismos de protección.

Se propone la existencia de la “propiedad comunal”. El texto vigente sólo contempla la propiedad privada.

En lo que respecta a la democracia, se trata de nuevos mecanismos de profundización, “ya no es solamente los mecanismos del referéndum clásico: referéndum consultivo, abrogatorio, derogatorio, revocatorio, también mecanismos de consulta en el nivel de las comunas, de los municipios, de los estados, que permiten afianzar aún más la democracia participativa”, destacó en una entrevista.

Sin embargo, para el abogado José Vicente Haro es sumamente “preocupante” todos estos cambios que se piensan instaurar, modificaciones que fueron incluidas en la reforma constitucional de 2007 y la cual los venezolanos rechazaron.

“Al referirse a la forma de Estado que tendría Venezuela, Escarrá habló de una forma de Estado de las comunas. Allí nos preguntamos si será un estado federal donde hayan estados, municipios, donde existan gobernaciones, alcaldías; o si estamos hablando de un Estado distinto. Pareciera que básicamente se establecerá un estado comunal y eso significa la eliminación de las gobernaciones y consejos legislativos, como pasó con las juntas parroquiales, que desaparecieron por los consejos comunales. Venezuela es un estado federal descentralizado, ahora sería comunal, la división político territorial cambiaría”, se preguntó Haro.

De acuerdo con Haro se modificarán los mecanismos de referendo para complicarlos más y a la final será como “un saludo a la bandera, es decir, están allí pero cada vez es más difícil aplicarlos”.

Haro dice que le preocupan los cambios a una economía socialista pues se busca transgredir la propiedad privada.

Falta esperar que la comisión encargada ofrezca mayores detalles sobre el borrador del proyecto de la nueva Constitución que se prevé pueda votarse en Plenaria en diciembre.