El diputado a la Asamblea Nacional y representante por Venezuela ante el Parlamento del Mercosur (Parlasur), Williams Dávila, exigió ante este organismo que se flexibilicen las políticas migratorias hacia venezolanos que se ven obligados a desplazarse por países de América, producto de la política de destierro que mantiene el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Solo los fascistas pueden desconocer el destierro que hoy existe en Venezuela, ese desplazamiento forzoso que hoy es un problema de salud pública regional, y no un simple tema político”, precisó el parlamentario venezolano.

En tal  sentido, Dávila señaló que al menos dos millones 300 mil venezolanos se han visto obligados a emigrar de su país, lo que supone un problema de derechos humanos que requiere de asistencia humanitaria. Enfatizó que el fondo de este problema es que el gobierno no ha entendido la realidad y sigue profundizando la catástrofe.

“Esto no es un problema ideológico, es un problema que tiene repercusión política, económica y social en toda América y Mercosur, hijo de la democracia, estamos obligados a actuar”, manifestó el integrante de la Comisión de Política Exterior de la AN a sus homólogos del continente.

Alzando la voz de protesta y solidaridad con cientos de miles de desplazados, el parlamentario instó a que una misión de Parlasur se traslade a la frontera y se produzcan propuestas correspondientes para que la Organización Mundial de Emigración de la ONU, así como la Organización Panamericana de la Salud establezcan una ruta humanitaria o canal humanitario.

Además, apeló a que se articulen mecanismos de permanencia temporal, como ya existen en algunos países que garantice acceso a la salud, eventualmente el derecho al trabajo y puedan incluso abrir cuentas bancarias a venezolanos que logran llegar a estas latitudes