El primer ministro peruano César Villanueva sostuvo el domingo que la migración de ciudadanos venezolanos, que huyen de la crisis en su país superó los niveles esperados y se ha desbordado en Perú.

“Ha sido una migración de un nivel que no pensábamos, no estábamos preparados para esa magnitud de migrantes”, dijo Villanueva en entrevista al diario Perú 21.

“Ha sido una migración rápida en el tiempo, como una ráfaga, y cada día viene más; eso se ha desbordado”, añadió el primer ministro.

Ante la llegada masiva de venezolanos, Villanueva explicó que Perú busca coordinarse con los países del Grupo de Lima, integrado por 14 naciones de la región, para ver “qué medidas toman para organizar mejor el apoyo a los migrantes”.

“El Perú no dejará de ser solidario con el pueblo de Venezuela y, pese a la exigencia de pasaporte para su ingreso, habrá excepciones con niños ancianos y mujeres en estado de gestación”, agregó.

Cerca de medio millón de venezolanos llegaron al país andino en los dos últimos años en busca de un porvenir fuera de su patria, golpeada por una aguda crisis económica y social.

El sábado, las autoridades dejaron ingresar a cientos de venezolanos sin pasaporte, por el puesto fronterizo de Tumbes al norte de Perú, pero les exigieron elaborar una solicitud de refugio. Ese trámite les permite permanecer de forma legal en el país, mientras se busca una solución definitiva a su situación.

La Superintendencia Nacional de Migraciones de Perú informó el domingo que en las primeras 24 horas de activación del requisito de pasaporte ingresaron al país 1.630 personas venezolanas, por lo que se redujo la entrada de ciudadanos de ese país a menos de la mitad del promedio anterior, que era de 3.500 diarias.

“El balance es el ingreso de 1.630 ciudadanos venezolanos que ha efectuado su control migratorio en estas primeras 24 horas en total, dentro de los cuales 286 han sido menores”, dijo a la radio RPP el Superintendente Nacional de Migraciones, Eduardo Sevilla.

La crisis política y económica bajo el gobierno de Nicolás Maduro ha desatado un éxodo de venezolanos hacia varios países de la región.