El presidente de Fedecámaras, Carlos Larrazabal, indicó que los venezolanos sienten “incertidumbre” al no saber si el sueldo mínimo equivalente a 1.800 bolívares soberanos (Bs.S) incluye o no el bono de alimentación. 

En el marco del programa de recuperación económica, el Ejecutivo nacional, anunció que asumiría el diferencial de toda la nómina pública y privada por 90 días, que comenzó a regir a partir del primero de septiembre.

A demás dentro de las nuevas medidas económicas también incluyó el aumento de la gasolina y del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 12 a 16%. 
En ese sentido, el presidente de Fedecámaras explicó  que aparentemente “el Gobierno no hizo sus cálculos y no analizó las consecuencias de las medidas (económicas)”, pues aseguró que “un paquete de ajustes necesario para corregir la hiperinflación tiene que ser integral y estar acompañado por financiamiento externo y con liberación de las fuerzas del mercado para aumentar la producción”.
Señaló que no se pueden aumentar los ingresos si paralelamente no se genera un “fuerte impacto” en la producción que aumente la oferta de bienes y servicios “porque es una mezcla explosiva porque más bolívares persiguiendo menos productos genera más inflación y desabastecimiento”.